Category Archives: Sin categoría

  • 0

Mantenimiento Preventivo

discos pastillas

El mantenimiento preventivo algo fundamental para garantizar la seguridad vial y lo mas importante la nuestra, ¿que es el mantenimiento preventivo?, pues algo que es muy sencillo de explicar, Son todas aquellas tareas de mantenimiento que realizamos sobre nuestro vehículo y que sirven para mantenerlo en perfecto estado de funcionamiento.

El mantenimiento preventivo tiene como resultados dos beneficios

Uno de ellos es que las probabilidades que nuestro vehículo nos deje  tirados en la carretera es mínima, el otro y no menos importante es conservar las prestaciones de nuestro vehículo al paso del tiempo, de esta forma podemos ver coches que se resisten al paso del tiempo y eso no es fruto de la casualidad si no de un buen mantenimiento.

El mantenimiento preventivo evita averías

Cuando compramos un vehículo el fabricante nos facilita lo que ellos denominan libro de mantenimiento, donde detallan las tareas que tienen que realizar o bien por kilometraje  o bien tiempo, si si por tiempo, una de las cosas que tenemos que cambiar por tiempo es el aceite, el aceite se degrada en contacto con las piezas móviles del vehículo. Hay que tener en cuenta una cosa muy importante y es que si compramos un coche de segunda mano es importante que nuestro vehículo tenga el libro de mantenimiento y cubierto, así nos garantizamos que compramos un coche en condiciones, pero eso lo trataremos en otra entrada.

Normalmente todo el mundo lleva el mantenimiento a raja tabla durante el periodo de la garantía, puesto que que si no pasamos las revisiones en la marca,  esta garantía queda anulada, lo que pasa es que cuando pasa ese periodo de garantía los cliente se relajan y  puede haber de todo, unos que pasan de todo y otros que pasan las revisiones de su coche con normalidad.

El cambio de aceite y filtro es algo que la gente normalmente suele realizar cuando se lo indica el vehículo, hay que recordar que esto puede suceder bien por kilometraje o bien por tiempo, normalmente los vehículos están preparados para realizar el cambio de aceite y filtro a los 15000 o 30000 Km o bien un Año, lo que primero ocurra.

También existen otros elementos filtrantes en el vehículo, como el filtro de gasoil o gasolina, filtro de aire y filtro de polen, son piezas que tienen un bajo coste y no se suelen cambiar con tanta frecuencia como el filtro de aceite,  los tiempos en los que se cambian estos filtros los determina el fabricante del vehículo en el libro de mantenimiento, por eso insisto tanto en los coches de segunda mano y sus libros de mantenimiento debidamente cuñados, de esta forma sabemos lo que estamos comprando.

Luego tenemos algunas operaciones de mantenimiento que se deben de realizar a los 4 años del vehículo o cuando lo estipula el fabricante, cambio de liquido de anticongelante, liquido de frenos, liquido de dirección, liquido de caja de cambios, correa de distribución, todos ellos tienen un fecha de caducidad y no tendrían las mismas prestaciones ofreciendo un mayor desgaste en la piezas móviles.

El mantenimiento preventivo y la seguridad vial

Unas de las consecuencias mas importantes del mantenimiento preventivo es las seguridad vial, y la nuestra propia, aquí entramos en mas cosas que debemos de revisar adecuadamente, revisar la presión de los neumáticos,  sabes que tienen fecha de caducidad, también los amortiguadores del vehículo, que se deben de revisar cada 40000 km, algunos talleres como el nuestro, disponemos de maquinas para comprobar el estado de los amortiguadores, dichas maquinas son iguales a las que utiliza la ITV, los frenos y los discos también merecen nuestra atención, hay que recordar que son los que frenan el vehículo ante un imprevisto en la carretera.

¿Cuanto cuesta tener un vehículo en buen estado? , este articulo lo estoy preparando con casos reales de nuestro taller y creo que os puede sorprender, solo os dejo eso cambio de aceite y filtro por 69€ todo incluido bien ¿no?


  • 0

La bateria del Coche ¿Cuando Cambiarla?

Hoy nos toca hablar de la batería del coche, esa que proporciona la energía necesaria  para que nuestro vehiculo  pueda encender, ademas de proporcionar  corriente eléctrica a otros componentes como elevalunas, radio, GPS,etc.

Por esta razón es necesario tenerla en buenas condiciones y  evitar un susto cuando no te enciende el coche y con todos los inconvenientes que acarrea que no encienda el vehículo. Vamos a tratar de explicar como alargar la vida de la batería en la medida de lo posible.

¿Cada cuánto hay que cambiar la batería de coche?

Normalmente la bateria de un coche dura una media de unos cuatro años, una cifra que varia de muchos factores, como la calidad de la misma, clima de nuestra residencia, forma de conducción, estado del sistema de carga del coche.

Los pequeños recorridos son los que más energía consumen. Por ejemplo, será necesario recorrer diez kilómetros para recuperar la energía suministrada en el arranque, no se asuste si esto no lo sabias,  puesto que mas de la mitad de conductores no saben este dato.

Es increíble pero la duración de una batería varia en función de si el vehículo duerme en garaje o en la calle. Es fundamental observar cuando encendemos el vehículo en frío si notamos algún síntoma de agotamiento y si esto fuese así lo mejor es acudir a un taller y medir la carga de la batería.

¿Como saber si cambiar la bateria?

A continuación se detallan las señales de fatiga que nos indican que la batería de nuestro vehículo esta diciendo que esta llegando a su fin:

  • Un testigo en el cuadro del vehículo, que puede significar que algo esta fallando en el sistema de carga de la batería o la misma batería que esta mal, esto no siempre es así, y sobretodo en los coches modernos que cuando llegan a un nivel de batería corta y no da ningún tipo de señal.
  • Otros de los sintomas es que la batería del coche ha muerto completamente y no se puede arrancar el vehículo.
  • Fallo en algunos sistemas eléctricos, luces, calefacción, aire acondicionado, etc., pueden en alguna ocasión indicar un desgaste de la batería.
  • La perdida de intensidad lumínica de las luces externas del vehículo puede ser debido a un desgaste la la batería.

Si detectamos cualquier de las anteriores anomalía lo mejor es llevar el coche a un taller y que lo revisen, ellos pueden diagnosticar el problema y comprobar que es la batería o bien algunos otro problema.

 

 

 


  • 0

Sistema de Suspensión el gran olvidado de la seguridad activa

En la entrada de esta semana hablamos de la suspension del vehículo, un elemento de seguridad activa y unos de los mas olvidados por los conductores.

El sistema de suspensión es uno de los principales valores de la seguridad activa del automóvil y está formado por varios elementos elásticos que conectan ruedas y ejes con las partes del vehículo que no tocan el suelo y por tanto quedan suspendidas. La misión de este sistema es absorber las irregularidades del terreno, mantener el contacto entre vehículo y suelo y garantizar la comodidad de los ocupantes.

suspensión

Un sistema de suspensión mal cuidado puede hacer que un automóvil salga de la vía , y da igual que los neumaticos sean nuevos. Pese a la importancia del buen estado de este sistema, dice el RACE que un 10% de las ITV desfavorables lo son por el mal estado de la suspensión y es una de las cosas que no pasan por alto. Al desconocimiento generalizado que tiene el conductor medio sobre el estado del sistema de suspensión de su vehículo se añade la opacidad de la Administración sobre cuál debe ser el límite legal de desgaste de este sistema que en otro post hablaremos de este tema.

Siendo así las cosas, lo mejor es comprender cómo funciona la suspensión para que no tengamos sustos en la carretera.

Los componentes básicos del sistema de suspensión son el muelle y el amortiguador. Hay varios tipos, pero en esencia el funcionamiento es similar. Cuando la rueda choca contra una irregularidad del terreno, el muelle se comprime absorbiendo esa irregularidad. Al acabar de comprimirse, el muelle se expande asegurando el contacto del vehículo con el terreno. Cuando se expande del todo, vuelve a comprimirse…

Si el muelle trabajara de forma aislada, iría rebotando hasta disipar toda la energía acumulada, lo que ocasionaría un balanceo excesivo que resultaría muy incómodo para los ocupantes del vehículo, imaginarse el coche pegando botes hasta que esa energía se disipe,  para acabar con ese rebote del muelle se utiliza un amortiguadorque no es más que un tubo telescópico que se expande y se comprime a la vez que el muelle. Dentro del amortiguador hay al menos dos cámaras rellenas con un fluido (aceite o gas) y comunicadas por unos pequeños orificios. Con el movimiento del muelle, el fluido pasa de una cámara a otra lentamente, lo que ralentiza el rebote del muelle hasta hacerlo desaparecer.

Normalmente el desgaste del sistema no viene dado por la rotura de los muelles, que ocurre en contadas ocasiones, sino por el envejecimiento progresivo de los amortiguadores. Cuando los amortiguadores están gastados, el fluido pasa rápidamente de una cámara a otra, el muelle bota y rebota y el vehículo se convierte en una enorme pelota de tenis difícil de mantener en contacto con la vía.

Como el desgaste es progresivo, el conductor se va acostumbrando y no te das cuenta del problema, y te habitúas  a la nueva forma de trabajar de su sistema de suspensión, de manera que aparentemente no nota nada. Es como cuando nos sentamos mal en una silla, lentamente vamos resbalando por el respaldo y sólo nos damos cuenta de nuestra insólita postura cuando ya estamos a punto de caernos al suelo.

El grado de desgaste de la suspensión viene dado por el uso que se le dé al sistema. A diferencia de lo que ocurre con otros sistemas del vehículo, en el caso de la suspensión no existe un manejo directo del conductor. No hay un accionamiento como puede pasar con los frenos o la dirección, pero sí hay formas de usarlo que llevan al envejecimiento prematuro de los elementos que componen el sistema. Pasar por un resalto a gran velocidad o jugar a ir de rally por una carretera llena de baches equivale a machacar los muelles y amortiguadores, con el consiguiente riesgo para la integridad del vehículo y sus ocupantes.

No existe para el sistema de suspensión otro mantenimiento que la revisión de los elementos que lo componen para, cuando llega el momento, proceder a su sustitución. Como tantas otras cosas del mundo del automóvil, en el caso del sistema de suspensión hace tiempo que quedó obsoleta la prueba de fuego que utilizaban nuestros abuelos (“súbete en el morro del coche y mira si al bajar rebota”). Los sistemas de suspensión actuales se fabrican con una resistencia que no se puede comprobar “a mano”, sino que deben ser inspeccionados en un taller mecánico cada 20.000 kilómetros, ya que la vida útil de sus componentes ronda los 60.000 a80.000 kilómetros.

Como síntomas de que algo no va bien en el sistema de suspensión debemos considerar:

sintomas mala suspensión

sintomas mala suspension

 

os  dejo dos enlaces que creo que os pueden interesar

 


  • 0

La edad de los neumáticos y su caducidad: mitos y realidades

neumaticos

Los neumáticos son el calzado de nuestro coche, y muchas veces les prestamos demasiado poca atención, algo que nos puede costar bien caro en cuanto a nuestra seguridad personal, pero que se evita de forma sencilla si sabemos interpretar la salud de nuestros neumáticos correctamente. Sobre los neumáticos influyen muchos factores, como por ejemplo las presiones de inflado o el deslizamiento sobre el asfalto (por ejemplo al acelerar muy fuertemente, o al frenar y bloquear alguna rueda) que son fácilmente detectables. Pero el paso del tiempo también es determinante para la salud del neumático.

Los neumáticos tienen una fecha de fabricación, y también un límite de tiempo tras el cual no se garantiza la calidad del material. Por decirlo de otro modo, el material se degrada con el tiempo, y a partir de una cierta edad, no sirven para circular con seguridad por la pérdida de propiedades que sufre el neumático.
Pérdida de elasticidad y propiedades de la goma

Con el tiempo, los neumáticos pierden las propiedades que los hicieron buenos. Cuando compramos un neumático nuevo, hemos de saber que a partir de su monta nos va a durar X años. Probablemente no nos dure tanto, pero a partir de los 5 años de la monta se considera que el neumático ya no sirve, y es cuando se dice que el neumático ha caducado. Ya no tiene la elasticidad de antes, y eso se va a traducir en una menor seguridad.

El neumático puede agrietarse, puede romperse con facilidad, podemos tener un reventón y no nos sujetará igual en los desplazamientos laterales. En resumen, se convierte en un peligro para todos: conductor, ocupantes, terceros que pasaban por allí… Es el momento de cambiar los neumáticos y seguir circulando seguros.

Las condiciones de almacenamiento y de conservación ¡son clave!

Un neumático nuevo, cuando lo montamos en las ruedas, comienza a perder propiedades paulatinamente (de forma inadvertida, claro, salvo que sea defectuoso): con el paso de los meses, de soportar las inclemencias del tiempo como el sol, la lluvia, el frío… Por otro lado, con el paso de los kilómetros, se desgasta y va perdiendo grosor en la banda de rodadura, hasta que llegamos al límite legal de los 1,6 mm de profundidad en el surco, momento en el que debemos cambiarlos.

conservación neumático
No es la mejor manera de conservar un neumático
Hemos de cambiar los neumáticos motivados por lo que suceda antes: gastar los neumáticos hasta los testigos de medición, o que cumplan 5 años desde la monta. Lo normal es que los neumáticos se desgasten antes, a menos que no lleguemos a los 3.000 km al año: en ese caso caducarán antes de desgastarse. Un neumático de más de cinco años desde la monta no es seguro, toma nota.

 

¿Qué pasa con la fecha de fabricación?

Muchos estaréis pensando que los cinco años de los que hablamos deben ser desde la fecha de fabricación, porque si no podríamos estar comprando hoy, en 2014, unos neumáticos de 2011, 2010 o 2009 a los que les quedarían tan solo dos, uno o ¡cero años de “vida”! Falso, es un mito. La fecha de fabricación nos indica cuándo se fabricó el neumático (gracias al capitán Obvio por la ayuda), pero si la conservación del mismo es la correcta en cuanto a temperatura, humedad, y muchos otros factores, el neumático está en perfectas condiciones.

Un neumático con más de 5 años desde la fecha de fabricación ¡no tiene por qué haber caducado! Son 5 años desde la monta, 10 años desde su fabricación.
Sin embargo, al montar el neumático lo sacamos de su medio de conservación ideal, así que empieza la degradación más “en serio”. No obstante, los neumáticos siempre van a caducar, estén muy bien conservados, o muy mal conservados. Se recomienda que un neumático con fecha de fabricación de diez años o más no está en condiciones de ser montado para circular con seguridad.

Ni que decir tiene que un neumático de segunda mano es todavía menos seguro (y nosotros recomendamos encarecidamente no comprar neumático de segunda mano) porque: 1) solo conoceremos seguro la fecha de fabricación; 2) no conocemos el historial del neumático; 3) no sabemos ni cómo se conservó en uso, ni cómo se conservó mientras esperaba a ser vendido.

Así que nos juntamos con varias cosas. Si la fecha de fabricación es de más de diez años, excusamos comprarlo; si lo montamos y se cumple su quinto aniversario desde esa monta, los podemos descartar, y debemos cambiar a otros neumáticos nuevos; y si el neumático deja los testigos al aire, debemos cambiarlos porque hemos rebasado el límite legal de profundidad mínima para el surco.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento en la aceptación de nuestra política de privacidad y la aceptación de nuestra política de cookies política de privacidad, pinche el enlace para mayor información sobre nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies